Chipiron, la ingeniería de la conservación

El miércoles 13 de julio de 1983 cambió para siempre la historia económica y social de Colombia; a  poco más de 7,000 pies por debajo del subsuelo colombiano, el pozo Caño-Limón 1, operado por Occidental, había descubierto el mega yacimiento que le permitió a Colombia pasar de ser importador, a exportador de petróleo. Con una prueba inicial de más de 10,000 bpd y una calidad de crudo excelente (30ºAPI), ese mega yacimiento a la fecha ha producido más de 1,4 billones de barriles de petróleo. Cómo todo yacimiento, su declinación natural generó la necesidad de explorar nuevas áreas en pro a mantener la producción. El más reciente éxito exploratorio se dió en el bloque Llanos Norte con Chipirón T, ubicado en los humedales del Lipa en Arauca.

Este descubrimiento arrojó una pregunta compleja, la cuál representaría uno de los grandes retos en ingeniería que ha visto la industria en Colombia, ¿cómo desarrollar una una extracción de petróleo en una zona tan vulnerable cómo el estéro en cuestión?

En este contexto, cabe recordar y exaltar que Colombia es por kilómetro cuadrado el país con mayor biodiversidad del mundo, hogar de un 10% de las especies del planeta. En 2005, una interpretación sísmica identificaba una zona con gran prospectividad en área de influencia de los humedales del Lipa en Arauca, exactamente a 3 km en su interior. En 2007, un pozo de alta desviación probó de manera positiva la acumulación de hidrocarburos de este prospecto, desde este punto, iniciaría lo que es hoy Chipiron, uno de los proyectos de ingeniería y sostenibilidad de mayor éxito en Colombia.

Imágen 1: Vista actual húmedales del Lipa, en medio ferrocarril de acceso a Chipiron

Asesorados por expertos en biodiversidad, hidrogeología, y materias a fines, Occidental recibió la aprobación de una licencia para la extracción de crudo habiendo realizado estudios y planes que abarcaban toda el área de influencia de los húmedales del Lipa en el año 2010 por parte de Corpoorinoquía. No obstante, antes de ello, debían detallar con mayor precisión los temas sensibles y cómo se iba a proteger la integridad del éstero. Para esto, la corporación solicitó estudios adicionales que debían realizarse antes del inicio del proyecto, estos debían ser:

 

  • Un estudio hidráulico que permitiese preservar las condiciones hidráulicas del humedal
  • Un estudio de suelos que perimitiese describir las características al interior de los humedales
  • Un estudio hidrogeológico que que defina los acuíferos presentes en el subsuelo
  • Un estudio eco-topográfico que permitiese definir los cuerpos de agua asociados a la vegetación al interior del hùmedal
  • Caracterización completa y detallada de la zona de influencia de los humedales del Lipa
  • Compensación ambiental: 20 hectáreas de reforestación
  • Monitoreo continúo a la calidad del aire
  • Un estudio hidrobiológico.

 

La construcción de un Mega Proyecto que cierra la brecha entre desarrollo y conservación

Surgían dos caminos a ejecutar, teniendo en cuenta que se trata de una zona tres kilómetros al interior de un húmedal, para responder la pregunta planteada inicialmente:

  1. La perforación direccional desde una locación con tierra firme.
  2. La creación de una isla artificial desde dónde se pudiera realizar en un área minúscula la perforación de los pozos de desarrollo.

Una vez realizadas las matrices de impacto, se determinó la construcción de una isla artifcial cómo la mejor opción debido a que los riesgos potenciales generados por geología y condiciones mecácnicas eran por mucho más controlables.

La construcción de una isla artificial, en medio de un húmedal, con una alta vulnerabilidad abría la puerta a la concepción de un proyecto nunca antes visto en Colombia. Con asesoría de entidades ambientales, y el buen reconocimiento de la dinámica ecosistémica, se determinó: 2,5 acres de construcción para la isla, un tren elevado cuyos rieles tendrían 3 km de longitud para el acceso a la isla, el desarrollo de 20 – 30 pozos en la isla construida, y una tubería de 12” desde la isla hasta las facilidades en tierra, producción mediante bombas electrosumergibles (BES).

Imágen 2: Diseño primera fase del Proyecto Chipiron

La baja capacidad de los suelos, y los estudios geotécnicos, generaron la necesidad de cambiar los diseños de la primera fase al requerir una mayor profundidad de asentamiento para los pilares del riel; se inició con sobrecostos y demoras debido a esta cuestión. La prioridad sin embargo era asegurar la integridad tanto del personal, húmedal, y equipos; por lo cuál se debía garantizar que estos rieles soportarián la totalidad del equipo de perforación. De este modo, un camino provisional garantizó la construcción de la isla, mientras que dos vagones y una locomotora adquiridos en Alemania y condicionados a los rieles en sitio transportaban el personal y material desde la base hasta el sitio en construcción. La construcción de estos rieles elevados, similar a los proyectos costa afuera, minimizó la ocupación del húmedal a un área verdaderamente minúscula para su acceso. En 2014, la isla y ferrocarril tenían el avance suficiente para la entrada de los equipos de perforación. La construcción de este proyecto se había dado con una alteración de menos del 0.0002% del área de influencia de los húmedales del Lipa, y preservando los flujos naturales del agua allí.

Imagen 3: La construcción del ferrocarril e isla artificial.

Brigitte Baptiste, directora del Instituto Alexander von Humbodlt describió el proyecto del siguiente modo:

Yo visite el proyecto Chipirón, en el departamento de Arauca, en los húmedales del Lipa. Es un proyecto para la extracción y conducción de crudo a través de un ecosistema altamente vulnerable. Lo que  se hizo fue construir una plataforma de un tamaño muy reducido en comparación del sistema con las mejores condiciones de seguridad para extraer el crudo y llevarlo a las facilidades de tratamiento. Es un proyecto interesántisimo que demuestra que con buena ingeniería, monitoreo, y buenas prácticas, cada vez más el impacto ambiental de la industria es más pequeño y controlable, y al contrario los beneficios son cada vez más importantes.

Gracias a todo esto,  y a la capacidad de manejo de la empresa, la biodiversidad en esta zona se encuentra en excelentes condiciones. Además, por una no se si coincidencia geológica, o algo positivo de la región, el agua producida puede ser recuperada de manera eficiente y está nutriendo toda una cuenca de lacual depende gran cantidad de fauna silvestre y también la actividad agropecuaria en una zona del departamento de Arauca.

En 2015, Chipiron produce su primera molécula de hidrocarburos, y de inmediato recibe reconocimientos en todo el gremio por su innovación y labores de conservación y preservación. El proyecto es nombrado en la industria cómo el premio a la innovación de Acipet, y su ingeniero a cargo Juan Carlos López Ballen recibe el premio al Ingeniero más Creativo de la Industria por su visión en la construcción de este mega proyecto.

Según datos de la ANH, el primer semestre de 2018 Chipiron obtuvo una producción promedio por encima de los 8.000 barriles por día, es decir alrededor de 1,5 millones de barriles de petróleo producidos en sólo este periodo, con uno de los mejores programas de monitoreo para la conservación y preservación de biodiversidad. Sin duda alguna, un logro de la ingenieria colombiana. 

Fuente:

  • Innovative Drilling Platform Preserves Sensitive Habitat – Christopher Thomas, Juan Carlos López – OXY

https://doi.org/10.2118/190589-MS

  • Occidental Fast Facts about Colombia

https://www.oxy.com/News/Documents/Occidental-Fast-Facts_Colombia.pdf

  • El dilema Agua o Petróleo es un falso dilema; Entrevista a Brigitte Baptiste

 

 

 

 

leave a reply